domingo, 9 de mayo de 2010

PERFIL DEL INSTRUCTOR

PERFIL DEL INSTRUCTOR Rol: El rol del instructor es educar, para ello debe tener la actitud, las habilidades y las destrezas para facilitar el proceso de enseñanza aprendizaje; debe estar conciente que el objetivo central del proceso de enseñanza-aprendizaje es la transferencia de conocimiento y para ello debe asumir una actitud y unas funciones particulares. El instructor debe reconocer y asumir que el rol de educador es facilitar el manejo y adecuación de los símbolos, conceptos y contenidos comunes al tema y que este proceso llamado aprendizaje es construido de manera recíproca así como es construido el significado. Entre los elementos generales necesarios para facilitar adecuadamente el proceso de enseñanza-aprendizaje tenemos: 1. Conocer el contenido y elementos vinculantes del tema a fin de servir de facilitador del proceso de asimilación de la información. Esto permite el manejo adecuado del lenguaje y procura seguridad y eficiencia al transmitir la información. 2. Desarrollar de forma cabal y organizada todos y cada uno de los contenidos manifiestos en el objetivo central y específico de la instrucción, esto será una de las fuentes de verificación y evaluación de la calidad de la instrucción. 3. Reconocer que el instructor es el vehículo a través del cual se facilita el proceso de enseñanza aprendizaje, donde el eje central y el objetivo de la actividad de capacitación es brindar al educando las facilidades para acceder a la información. 4. Cumplir con los acuerdos establecidos en los convenios de instrucción, sobre todo aquellos que competen a entregas, evaluaciones y puntualidad, entendiendo que el ejercicio de la ética está fundamentado en todos los actores. Imagen: La imagen del Instructor debe estar elaborada y pensada para la ocasión, y guardar relación con el espacio y el tipo de instrucción en la que se va a desenvolver. La vestimenta adecuada será aquella que permita desarrollar la actividad de la manera más cómoda, sin ser motivo de distracción. Para tales efectos se recomienda el uso de ropa de color beige, kaki, marrón o colores pasteles para las actividades en fines de semana o mañanas; vestimenta oscura sólo es recomendada para ponencias, conferencias, charlas o clases magistrales. Puntualidad: La puntualidad, la entendemos como el uso adecuado y ajustado del tiempo y de los tiempos que transcurren en cada sesión de trabajo conforme lo acordado previamente. El uso adecuado de los tiempos permite el desarrollo pleno de la actividad bajo la planificación establecida. El cierre de cada bloque de actividades empleando tiempo extra, obliga a correr la planificación y esto redunda en una reducción del tiempo libre. Ética: El comportamiento ético de un instructor debe pasar por el juicio personal e institucional, la ética en la instrucción está contenida en las normas básicas que garantizan el desenvolvimiento de la actividad desde los elementos morales de referencia. Cada institución desarrolla sus propios cánones morales y éticos que se fundamentan en la estructura informal y en la estructura formal de la institución, algunos elementos asociados a la ética de la instrucción son: 1. Establecer vínculos de relación desde la igualdad, la fraternidad, el respeto y la tolerancia. 2. Desarrollar sistemas de comunicación claros, diáfanos y transparentes, que impidan el ejercicio del rumor, el tráfico de influencias o cualquier otro elemento que pueda poner de manifiesto discriminación o trato diferenciado basado en razones de edad, género, religión, color de piel, condición social o de alguna otra índole. 3. Estar atento de no emplear el rol de instructor, como elemento de coerción, influencia, petición de favores o bondades de parte de los participantes durante o después de la actividad. 4. Es deber del instructor representar moralmente a la institución para la cual trabaja. Su imagen, sus normas y formas de relación se vinculan directamente con la organización y son base para la presunción de conocimientos y experticia que deben tener los participantes respecto de él en su rol. Habilidades: Las habilidades que debe poseer un instructor, se convierten en su herramienta básica de trabajo, le permiten accionar de forma efectiva en la transferencia de conocimientos. Asumiendo el rol de un gerente de conocimientos administra y organiza la información; entre ellas podemos mencionar de forma general las siguientes: • Habilidades técnicas: involucra el conocimiento y experticia en determinados procesos, técnicas o herramientas propias del cargo o área específica que ocupa. • Habilidades humanas: se refiere a la habilidad de interactuar efectivamente con la gente. Un instructor interactúa y coopera principalmente con los participantes del curso a su cargo. En muchas oportunidades el instructor tiene que tratar con organizadores, proveedores, seguridad, etc. • Habilidades conceptuales: se trata de la formulación de ideas, entender relaciones abstractas, desarrollar nuevos conceptos, resolver problemas de manera creativa, integrar el conocimiento y desarrollar nuevas formas de expresión. El conocimiento: El conocimiento es la piedra angular sobre la que descansa el proceso de enseñanza y aprendizaje, es necesario que el instructor conozca a profundidad el tema que va a impartir, bien sea por la vía de la experiencia o por la de los estudios formales. Por lo tanto, es menester del instructor capacitarse e informarse de manera continua y lograr el grado de experticia adecuado en el área temática que le concierne o es de su elección. En tal sentido se sugiere a los instructores procurarse el aval técnico y oficial de la organización a la que prestan servicio; esto les permite manejarse desde un marco de referencia institucional. Suele pensarse que el instructor es sólo un reproductor de conocimientos, cosa que está muy alejada de la realidad; siempre es fácil para quien recibe la instrucción notar debilidades en el manejo de la información; así que, es importante identificar el rango de experticia del instructor ante los participantes, a fin de lograr, que estos conozcan el nivel de profundidad al que pueden llegar con la actividad; dicho nivel de profundidad de la instrucción se recomienda sea indicado en el nombre o título de la actividad. Por ejemplo: - “Taller introductorio para la formación de pescadores submarinos” - “Taller teórico práctico de formación de pescadores submarinos” - “Curso intensivo de pesca submarina” - “Charla sobre los beneficios de la pesca submarina” - “Congreso nacional de pesca submarina”

2 comentarios:

  1. Saludos, hermano. Muy bueno el blog, pero te sugiero que separes los párrafos, para facilitar la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Un instructor no educa: El instructor instruye, forma en actividades propias del trabajo, aquellas que implican el desarrollo de habilidades psicomotrices; el docente por su parte "educar y se educa y cada uno se educa a si mismo". Hans Gadamer.

    ResponderEliminar